LPG-Un país al revés (III)

Posted on 2012/01/26

1


 

Escrito por Rafael Rodríguez Loucel
Jueves, 26 enero 2012 00:00

rloucel@utec.edu.sv

Cada día que transcurre me convenzo más de que en este país hacemos las cosas al revés y en lugar de evolucionar, se involuciona. Se retrocede en todo: en educación, competitividad, seguridad ciudadana, respeto al prójimo, flujo vehicular, calidad de la función pública, etcétera.

Tener la oportunidad de viajar unos días y retornar al país resulta deprimente. Se vuelve a observar el irrespeto total a las reglas de tránsito y a la mínima cortesía. ¡Vaya pulgarcito de América, tan denso de mendigos, maleantes y contaminación!

En las Navidades que es un período supuestamente de paz y de recogimiento es cuando más violencia y escándalo hay. Las festividades incitan a la quema del dinero (pólvora y consumo de otros bienes) y las tarjetas de crédito crujen, en un país supuestamente pobre que clama por más ahorro. Se empieza el año con huelgas, como si no bastasen las vacaciones. El primer día de trabajo no se labora, se descansa. En uno de los órganos del Estado la eficacia de algunos de sus integrantes es motivo para que otros funcionarios de otro órgano se sienten amenazados por ese devengar del salario digno, y en lugar de imitar a los primeros, en la primera semana de labores se las ingenian para elaborar decretos para asuetos pagados.

Todo es posible en un país al revés. Hay sesiones que pueden llevarse a cabo con funcionarios que han consumido sustancias que afectan las facultades mentales. Aunque el ayer debería ser un sueño y lo que cuenta es el presente, se conmemora un Acuerdo de Paz en un entorno de extrema violencia.

El perdón y el olvido de ofensas y hechos del pasado es una virtud, pero esa acción en este país también justifica la mayor impunidad del presente y nadie parece estar viendo el futuro.

Nada es extraño en un país de una calle 6.ª y 10.ª al mismo tiempo, del queso duro blandito y de las entradas ya sacadas. Efectivamente, en el pasado un médico amputó una pierna que no era la supuestamente afectada y después se constató que la que en teoría era la enferma era rescatable. Pretendían dejar al paciente completamente mutilado. En el presente, otro médico confunde un tumor con un embarazo.

Las redes sociales y la tecnología han sustituido a la conversación por medio del diálogo en vivo y el pago de celulares impide la satisfacción de necesidades básicas.

Todos están de acuerdo en la cantidad de homicidios, en lo que no lo están es en quién los ha cometido. De los 34,471 homicidios en los últimos 10 años, 20,869 se reportan como tipo de violencia de móvil desconocido, lo que se interpreta como impunes. En lo que sí hay certeza es que las víctimas están bien muertas; jugamos bien fútbol sin zapatos y somos finalistas en homicidios.

En materia económica, se inicia el año aplicando un plan de ajuste como enmienda para un país que gasta en exceso de su ingreso y por sus altos niveles de deuda.

Por otra parte, la mano de obra, poseedora de una fuerza de trabajo con deseos de marcharse, en cambio los propietarios de recursos financieros prefieren enviar solo su capital. La diferencia es que los trabajadores que emigran emprenden una odisea, en cambio el dólar viaja en forma más expedita.

Un país al revés (III)

Posted in: Uncategorized