EDH-En riesgo subsidio estatal para Polígono Don Bosco

Posted on 2012/01/26

0


 

Cada niño que queda sin escuela, o recibe una enseñanza deficiente, o cae en la delincuencia y los vicios, es un ser al que se le ha robado su futuro y que termina como carga para el país

Compartir: |

Miércoles, 25 de Enero de 2012

El Salvador puede perder una obra de gran beneficio para nuestra sociedad, los talleres de rehabilitación de jóvenes emproblemados que dirige el Padre Pepe si se suprime, sin causa válida, el subsidio que desde hace años viene recibiendo del Gobierno.

En el Polígono Industrial Don Bosco, ubicado en la capital, cada año, más de cuatrocientos niños y jóvenes reciben la enseñanza reglamentaria pero, adicionalmente, son instruidos en soldadura, electricidad, corte y confección, carpintería y el uso y la reparación de computadoras. Además los jóvenes aprenden a tocar instrumentos musicales, lo que convierte al centro en un conservatorio de primer nivel.

Como pudieron ver nuestros lectores en la noticia publicada el sábado, la escuela tiene instalaciones muy bien equipadas, seguras y agradables. El Polígono es un oasis en medio de una zona difícil, donde sumados a los alumnos que viven en las áreas al norte de San Salvador, hay ciento cincuenta estudiantes internos procedentes de distintos lugares de la República.

La mayoría de ellos proviene de escuelas y centros en las que ha tenido problemas de seguridad, amenazas y extorsiones.

Con el subsidio se complementa el pago de docentes, la compra de materiales, la manutención de los internos y el mantenimiento y operación del Polígono.

A esto se suma lo que nunca se podría pagar: la dedicación, el espíritu de servicio, la experiencia y los conocimientos del Padre Pepe y de toda la comunidad salesiana, que, año tras año, entrega a nuestro país cientos de jóvenes graduados, que han aprendido oficios y ocupaciones y saben hacer cosas buenas con sus manos, muchachos y muchachas responsables, disciplinados y con buenos principios morales y espirituales.

¿Por qué destruir

lo que beneficia a tantos?

La pregunta obligada es: ¿Por qué razón se querría destruir un centro que tantos beneficios brinda al país y a la zona donde está ubicada? El Padre Pepe declaró a nuestro periódico que se cumple con todas las normas y exigencias del Ministerio, por lo que desconocen los motivos por los que no aprueban el subsidio.

¿Cuánto costaría construir, equipar, sostener y preparar a maestros experimentados, con gran espíritu de servicio y con los conocimientos y la trayectoria de los que laboran en el Polígono?

Cuando tanta falta hacen buenas escuelas, centros de readaptación, instalaciones seguras e instituciones que acojan a jóvenes perseguidos y emproblemados, ¿por qué se le negaría al Polígono el muy limitado subsidio que fue aprobado por la Asamblea pero que entregan con meses de retraso?

El Padre Pepe señaló que en la Asamblea Legislativa se les informa que "el subsidio de $300 mil ya fue establecido en el presupuesto de la cartera de Educación", pero que en esta última no les dan razón al respecto.

Muy mal vamos si a la par de la pobre obra que realiza el actual Gobierno, del ruinoso estado de tantas escuelas y centros de enseñanza, de la carencia de lugares donde se enseñen oficios y se cuide a los jóvenes, lo que ya funciona, lo que funciona bien y lo que tanto servicio presta, se trate de ahogar.

Como se dice popularmente, ni hacen ni dejan hacer, o más bien, no hacen pero la emprenden contra los que hacen buenas cosas. El mundo patas arriba.

Cada niño que queda sin escuela, o recibe una enseñanza deficiente, o cae en la delincuencia y los vicios, es un ser al que se le ha robado su futuro y que termina como carga para el país.

elsalvador.com, En riesgo subsidio estatal para Polígono Don Bosco

Posted in: Uncategorized