Co Latino-Las dicotomías y los miedos en el tema de la seguridad | 25 de Enero de 2012 | DiarioCoLatino.com – Más de un Siglo de Credibilidad

Posted on 2012/01/26

0


 

Históricamente, en América Latina, el tema de la seguridad pública era asunto de militares. El Salvador no fue la excepción, pero, tras la firma de la paz, la Fuerza Armada fue separada de toda actividad en seguridad pública.

No obstante, la Constitución le permite al Presidente de la República, disponer “excepcionalmente de la Fuerza Armada para el mantenimiento de la Paz interna”.
Por eso es que tanto el actual mandatario, como sus antecesores, utilizaron a la Fuerza Armada en tareas de seguridad. Obviamente, en El Salvador, la participación de soldados en tareas de seguridad, no han dado los resultados esperados, de tal forma que el año pasado, hubo más de cuatro mil homicidios.

Es cierto también, que debido a la indetenible ola de inseguridad, sobre todo, por la incidencia que tiene el narcotráfico, volvió nuevamente el tema, especialmente en Mesoamérica, de mayor participación de las fuerzas armadas en la seguridad. Los teóricos tienen claro los dos enfoques: el civil o el militar.

Para unos, el enfoque civil ha fracasado, y por ende, optan por los militares. Los ejemplos son México, que puso al ejército a combatir al narcotráfico, generando una guerra sui géneris, que ha dejado, en dos años aproximadamente, más de 50 mil muertos. Honduras es el otro país, que aún no supera los rezagos de un golpe militar. Han decidido, mediante decreto legislativo, convertir a parte del ejército en miembros de seguridad pública.

Guatemala, el Presidente Oto Pérez, un general retirado, ha decidido convertir a los kaibiles, una fuerza especial del ejército, vinculados a horrendos crímenes, a tareas de seguridad para combatir el narcotráfico.

En nuestro país, las únicas señales de mayor confianza a lograr resultados en torno a la seguridad pública han sido el nombramiento del General David Munguía Payés, como Ministro de Justicia y Seguridad Pública; y el general Francisco Ramón Salinas, como nuevo Director de la Policía Nacional Civil, tras la renuncia del Comisionado Carlos Ascencio.

En la PNC, que fue formada por mandato del Acuerdo de Paz, firmado en 1992, cuenta con más de medio centenar de Comisionados con basta experiencia en el rol policial, entre ex guerrilleros, ex oficiales del ejército y civiles. Lo lógico hubiera sido que se escogiera entre una terna de comisionados provenientes de la sociedad civil.
Sin embargo, la decisión fue por un militar, lo que obviamente ocasionará algún descontento no solo en la dirección y militancia del Frente Farabundo Martí, sino  también en profesionales y defensores de los Derechos Humanos. Se puede especular que la renuncia de la Inspectora Zaira Navas, tiene que ver con el nombramiento de un militar en la dirección de la PNC, que si bien por ello no se puede afirmar de la militarización automática de la PNC, también es cierto que puede llegar a eso. Por supuesto, hay que confiar que el Presidente Funes no va a permitir, ni a mediano ni a largo plazo, que esos temores se vuelvan realidad, por un lado, porque la formación del cuerpo policial haría difícil un proceso en esa dirección, y segundo, porque  los profesionales y ciudadanos progresistas, no lo permitirían.

Las dicotomías y los miedos en el tema de la seguridad | 25 de Enero de 2012 | DiarioCoLatino.com – Más de un Siglo de Credibilidad

Posted in: Uncategorized