Co Latino-Nuestro compromiso con la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas | 23 de Enero de 2012 | DiarioCoLatino.com – Más de un Siglo de Credibilidad

Posted on 2012/01/23

0


 

HugoMartínez
Ministro de Relaciones Exteriores 

La voluntad de continuar con espíritu conciliadorlas transformaciones iniciadas con el Acuerdo de Paz en El Salvador, a dos décadas de haberse suscrito, quedó de manifiesto el pasado lunes 16 de enero, cuando nuestro presidente, Mauricio Funes, solicitó perdón ante todo el pueblo salvadoreño – pero especialmente ante las familias de las víctimas – por la masacre ocurrida en 1981 en El Mozote y áreas aledañas en el departamento de Morazán.

El acto de desagravio constituyó un homenaje a las 936 víctimas de ese hecho infame, pero al mismo tiempo marcó el inicio de importantes y concretas medidas para avanzar en el propósito de reconocer la verdad sobre lo ocurrido y reparar, tanto moral como materialmente, a las víctimas y sus familias.

Precisamente, el “Programa Nacional de Reparación para las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos en el marco del conflicto armado interno” persigue ese objetivo y es una evidencia más del compromiso de este gobierno en materia de Derechos Humanos.

La solicitud de perdón expresada en El Mozote, en nombre del Estado salvadoreño, constituye una sincera y genuina declaración de la importancia que este gobierno brinda al respeto de esos derechos.

Por otra parte, el mensaje del presidente Funes refleja su preocupación por avanzar en las deudas históricas al reconocer que ni la paz ni la justicia podrán concretarse mientras no se genere igualdad de oportunidades, mientras haya impunidad y existan sectores excluidos del desarrollo económico y social.

Con el objetivo de cerrar esas brechas, se lanzarán programas de desarrollo económico para la zona norte de San Miguel, Morazán y La Unión, en el marco de la iniciativa “Territorios en Progreso”; que tiene como fin desarrollar la capacidad productiva de las poblaciones beneficiadas, con el concurso y la participación de diferentes instituciones gubernamentales y de la sociedad civil.

En adición, en este acto de reparación a las víctimas de El Mozote y de sus alrededores, se destaca el anuncio de proyectos puntuales de asistencia educativa, salud, dinamización de la agricultura y proyectos productivos, de obras públicas y otros servicios que, por años, no habían sido proporcionados en las administraciones pasadas.
El programa de medidas de reparación moral y de dignificación también marcó el inicio de la gestión para declarar como bien cultural el sitio donde ocurrió esta masacre para que la sociedad salvadoreña no olvide los hechos y valore el sacrificio de esos mártires, pues la memoria histórica de un pueblo también se concreta en los lugares o escenarios que determinaron el curso de su vida.

Conocer la verdad de lo que realmente sucedió en El Mozote nos obliga también a ser responsables al documentar de manera adecuada los hechos históricos.
En este punto es importante que confluyan la academia, la sociedad civil en general y el gobierno para realizar  estudios científicos, registro de  testimonios y censos que serán un aporte valioso en la finalidad de informar con exactitud a las nuevas generaciones sobre un capítulo duro de nuestra historia y contribuir a prevenir su recurrencia.
Todas estas acciones van más allá de celebrar otro año más de la firma de los Acuerdos. Las medidas demuestran la visión responsable e íntegra de esta gestión frente a la historia.

La importancia de estas medidas radica no solo en el beneficio que llevarán a estas poblaciones fuertemente golpeadas durante el conflicto armado, sino también en que, por primera vez, en dos décadas de postguerra, el Estado realmente seha preocupado por impulsar iniciativas de reparación y lo ha hecho además partiendo de un franco proceso de diálogo y consenso con estas comunidades.

Al conmemorar este XX Aniversario de los Acuerdos de Paz, lo hacemos recordando que el compromiso con la paz, la justicia y la democracia es un trabajo de todos los días, que es un proceso en el que debemos ir construyendo progresivamente y que en ese camino no pueden admitirse retrocesos. De eso estamos convencidos y, como gobierno, creemos que los pasos andados hasta ahora en esta gestión son relevantes en esa visión.

Sabemos que tenemos desafíos pendientes, pero para ello seguiremos trabajando, seguros de que el proceso de paz salvadoreño no terminó con la firma de los acuerdos en Chapultepec, México, hace 20 años, ni con el acallamiento de las armas, sino que debemos garantizarlo a través de la atención y la inclusión de todos aquellos que por casi dos décadas permanecieron olvidados.

Nuestro compromiso con la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas | 23 de Enero de 2012 | DiarioCoLatino.com – Más de un Siglo de Credibilidad

Posted in: Uncategorized