EDH-Cuatro cuestiones de la política local y el ejemplo de Fraga

Posted on 2012/01/22

0


 

Por Ricardo Chacón.22 de Enero de 2012

Uno, pareciera que poco o nada importa la normativa que regula el inicio de la propaganda política en el país; oficialmente la propaganda para diputados inició el 11 de enero pasado (dos meses antes de los comicios), y la de alcaldes deberá iniciar el próximo 11 de febrero, exactamente un mes antes de las elecciones. Pero no, desde finales del año pasado los partidos desataron todo tipo de mensajes políticos, aduciendo que en ningún momento "solicitaban el voto".

Dos, hay un pleito directo entre la Alcaldía de San Salvador y el FMLN; el primero, bajo la dirección del Alcalde Norman Quijano, quiere evitar por todos los medios la pinta y la pega; el candidato Schafik Handal, quien además hace campaña antes que lo mande la normativa, sostiene que lo respalda el Código Electoral y seguirá pintando de rojo y pegando papeles en los postes de la ciudad. Uno pega y otro despega. ¡Vaya debate de altura entre los dos partidos mayoritarios!

Tres: tamales, lápices, canastas, bolsas con comestibles, camisetas, gorras, llaveros son algunos de los promocionales que moros y cristianos de la política partidista reparten a dos manos a la población; estas regalías, más la llamada "visita de casa en casa", pareciera que agota y desborda la creatividad de los partidos políticos para "ganar" el voto de los ciudadanos.

Y cuatro, la creatividad no está a la orden del día; la originalidad y evitar copiar o "piratear" campañas del extranjero, no sólo es una práctica cotidiana sino que incluso se justifica.

He traído a cuentas estos cuatro hechos porque reflejan claramente la realidad de nuestros partidos políticos. La sociedad que aspira a profundizar la democracia, que pretende alcanzar más y mejores niveles de vida para sus ciudadanos, requiere de una clase política fuerte, inteligente, creativa y austera, totalmente alejada de nuestra clase política.

Y es que para ser político en nuestra nación, primero hay que vestirse bien, tener guardaespaldas, carros blindados y de seguimiento, aparecer mucho en la radio y la televisión e incluso hacerse de una "religión" y participar en todo evento social donde haya un fotógrafo.

Más allá de estas veleidades, el fondo de la cuestión es la carencia de institutos políticos sólidos, con visión de mediano y largo plazo, que tengan de base la concepción de la política como una forma de servir y ejercer el poder para el bien común. Y no se trata de derechas o izquierdas, ni mucho menos de menospreciar a la política y los políticos sino de ubicarla donde debe estar, como una teoría y una práctica fundamental para ejercer el poder en beneficio de la población.

En este sentido me impresionó la muerte del expresidente Manuel Fraga en España, y no porque fuera de derecha o fundador del Partido Popular o uno de los creadores de la moderna democracia española, sino por su capacidad de trabajo, era uno de los primeros en llegar a las cortes e ingresar a la biblioteca a estudiar y poder tener una posición clara y contundente para dar su voto; dedicarle hasta el último día de su vida al trabajo, su sencillez era notoria y "no haberse robado un cinco" y alcanzar la "riqueza mal habida" era muy propio de este político; incluso pidió ser velado en su apartamento y no en un lugar donde "el pueblo lo venerara".

Su formación académica fue sólida, su trabajo en la administración pública fue larga y por supuesto su don de negociación bajo principios y, hasta como dicen algunos, "su deseo de mando que fue su gran pasión" hizo que unos y otros, propios y extraños, reconocieran en Fraga un hombre querido que hizo mucho bien a la España moderna.

Hombres como estos, porque son las personas las que hacen las instituciones, político de cepa de este tipo son los que hacen grande un partido político y echan andar un proyecto a futuro.

En El Salvador necesitamos hombres como Fraga, para evitar la chapucería política, el pleito por los postes para pegar una imagen, copiar los spots publicitarios del extranjero y generar debates, intercambio de ideas a partir de los proyectos de mediano y largo plazo que tengan los partidos.

Si no tenemos esto, ¿qué podemos esperar de la política criolla?

elsalvador.com, Cuatro cuestiones de la política local y el ejemplo de Fraga

Posted in: Uncategorized