EDH-Elecciones y familia

Posted on 2012/01/19

0


 

Por Julia Regina de Cardenal. 19 de Enero de 2012

Al estar celebrando los 20 años de los Acuerdos de Paz, vemos la falta de coherencia del partido de Gobierno del FMLN, que al hacer caso omiso de la ordenanza municipal pegando y pintando propaganda, golpean a trabajadores de la alcaldía, quienes pacíficamente hacen su trabajo.

Señores del FMLN, la vida en la ciudad es diferente a la de la montaña. Se respetan los derechos de los demás, aunque no les guste, o prefieran la violencia, el desorden y la suciedad. No se pueden malversar fondos del Estado designados para proporcionar medicinas, mal utilizándolos descaradamente para promover desviaciones sexuales. No es correcto mentir a la población para conseguir sus votos, con ninguna intención de cumplir.

Hace tres años, antes de las elecciones, pedíamos a los diputados que ratificaran la reforma constitucional que define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. Todos los partidos apoyaban la enmienda menos el FMLN. Se presentaron 300 mil firmas, se hizo una marcha de miles de personas y ante tal presión los diputados del FMLN hicieron uno de sus juegos sucios: ofrecieron apoyar pero modificando la redacción.

Esto significaba un gran retroceso, pero ante su compromiso de ratificar la nueva redacción propuesta por ellos mismos, al sólo entrar la nueva Asamblea Legislativa se les aceptó. Lamentablemente todo era falso, confundiendo a los votantes. ¿Por qué hasta el momento se niegan honrar su palabra cumpliendo la promesa hecha a la población?

Lo que sucede en otros lugares debe alarmar a los salvadoreños. Grupos de activistas de presión organizados, como el homosexualismo político, hacen lo que sea posible para callar a todo aquel que no está de acuerdo con su agenda, satanizándolo, llamándolo homofóbico. Exigen tolerancia para sí pero la niegan a los que no comparten su pensamiento en una persecución de la libertad de expresión.

En algunos países han logrado censurar libros como "Comprender y sanar la homosexualidad", de Richard Cohen, porque les molesta que hable de ayudar a curarse. También se ha arrestado a sacerdotes por hablar del valor del matrimonio.

La persecución religiosa ha llegado al punto de prohibir que se diga "feliz Navidad", porque dicen que es discriminación, cambiando una fiesta cristiana al mero saludo de "felices fiestas", como desafortunadamente vimos en los anuncios del Gobierno del FMLN. Los cristianos no nos ofendemos cuando otras religiones celebran sus fiestas. Negar el derecho a celebrar la Navidad muestra intolerancia y violación a la libertad religiosa.

Estudios mundiales muestran que la riqueza de las naciones y el comportamiento de grandes sectores de la economía, dependen altamente del destino de la familia. Si la familia está enferma, la sociedad está enferma. Por esto es importante que logremos que se defina el matrimonio en nuestra Constitución.

New York Times (16-X-2011) señaló: "La riqueza de la economía moderna depende en parte de la fortaleza y sostenibilidad de la familia, en lo que se refiere a la fecundidad y al número de matrimonios. Este principio tan básico, está más vigente que nunca durante la actual crisis". Concluyó que los niños educados en familias basadas en el matrimonio, son más propensos a adquirir el capital humano y social necesario para convertirse en trabajadores productivos y equilibrados.

Se acercan las elecciones, debemos ser responsables y concientes del valor de nuestro voto. No podemos votar por personas que engañan sin vergüenza, que usan la violencia para imponer su agenda y que irrespetan la moral y la identidad cultural de los salvadoreños. Defendamos nuestros valores, nuestra libertad religiosa, nuestras familias y nuestro futuro.

elsalvador.com, Elecciones y familia

Posted in: Uncategorized