LPG-Medición del ingreso en El Salvador (2/2)

Posted on 2012/01/15

0


 

El Sistema de Cuentas Nacionales (SCN, párrafo 8.15) en el caso de los ingresos de los hogares lo define como aquel “monto máximo que un hogar u otra unidad puede consumir sin reducir su valor neto (patrimonio neto) real”.

Escrito por Ricardo Olmos
Domingo, 15 enero 2012 00:00

Desde la perspectiva de las Encuestas de Hogares, en la medición de los ingresos suele presentarse el dilema sobre cómo tratar conceptualmente el ingreso de los patronos y de los trabajadores por cuenta propia respecto a las dos categorías de ingreso de las cuentas nacionales que distinguen entre remuneraciones a los empleados y excedente bruto para los empresarios.

En el caso de la medición de los ingresos de los trabajadores por cuenta propia o independientes que se realiza a través de las Encuestas de Hogares, y es prácticamente, la única fuente de medición directa disponible más importante, los trabajadores por cuenta propia constituyen más del 30% de la Población Económicamente Activa en El Salvador; y son quienes constituyen “empresas que son de su propiedad siendo controladas directamente por ellos” y que regularmente se les identifica como “cuentapropistas” y que en otros términos se les denomina “empresas no constituidas en sociedad”.

La decisión de cómo tratar el ingreso neto de este tipo de trabajadores por cuenta propia captado por las Encuestas de Hogares es un tanto más compleja. La categoría ocupacional de este tipo de trabajador es más heterogénea que otros grupos ocupacionales, ya que incluye a los trabajadores de muy bajo nivel educativo y de calificación como vendedores ambulantes, cuidadores de vehículos, trabajadores del servicio doméstico; así como los profesionales y técnicos, médicos, dentistas, ingenieros, etcétera. En los primeros se encuentran los trabajadores que reciben remuneraciones cercanas al ingreso mínimo; en cambio, en el segundo grupo, se encuentran aquellos que pueden existir con un ingreso mixto que combina la remuneración al trabajo más un ingreso que remunera a su capital como excedente de trabajo.

Por otra parte, en términos medición del ingreso se debe de contemplar aquel que pese a que no es monetario puede imputarse como es el caso del autoconsumo, así como aquellos que proceden de los pagos en especie, los regalos recibidos en especie y la estimación de la renta por el uso de la vivienda con la finalidad de construir el ingreso neto total. A la suma de estos ingresos se les restan los regalos dados por el hogar, tanto monetarios como no monetarios. Al sumar todos los ingresos de los miembros del hogar, y dividirlos entre el tamaño de estos, se obtiene el ingreso neto total per cápita.

Los conceptos más amplios de ingreso que propone el “grupo de Canberra” incluye componentes en dinero y en especie que reciben los miembros del hogar en un período determinado ya sea de manera regular o no regular.

Por último, para que efectivamente se tenga una medición correcta de los ingresos en lo que corresponde a los hogares y se pueda formular las cuentas de producción, cuenta de ingresos y gastos y cuenta de capital según se requiere por el Sistema de Cuentas Nacionales es más que urgente ampliar la cobertura de las Encuestas de Hogares a fin de captar y medir esta realidad que es mayoritaria en El Salvador para construir el fundamento de las políticas de apoyo a la “empresarialidad nacional” así como a la medición de los ingresos totales que constituyen el fundamento de las cuentas nacionales.

Medición del ingreso en El Salvador (2/2)

Posted in: Uncategorized