LPG-Dos décadas de superar la guerra

Posted on 2012/01/15

0


 

Mañana se cumplirán 20 años de los Acuerdos de Paz. Quizás, de primera mano, celebrar la paz cuando tenemos 12 homicidios diarios pueda parecer como algo no apropiado, realmente la fecha es un hito en nuestra historia reciente.

Escrito por Luis Laínez
Domingo, 15 enero 2012 00:00

El proceso de paz salvadoreño fue un modelo para Naciones Unidas. La paz que se firmó y el proceso subsecuente no tienen parangón en el mundo. Hace poco leí un artículo de Graciana del Castillo, una exoficial de Naciones Unidas que diseñó el programa de tierras, en el que hace mención que El Salvador es exitoso también porque no es dependiente de la ayuda internacional, como sucedió con otros países que salieron de la guerra, como Angola, Timor del Este, Irak y Afganistán.

Pero es más que eso. Tampoco se trata solo que un grupo alzado en armas se haya reincorporado a la sociedad, sino que la sociedad misma incorporó cambios para avanzar. Ahí tenemos instituciones surgidas de esos Acuerdos: la Policía Nacional Civil, el Consejo Nacional de la Judicatura, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos y el Organismo de Inteligencia del Estado.

Toda esa nueva institucionalidad –a menudo con fallas e incluso con regresiones– es la plataforma para que El Salvador avance.

La PNC sustituyó a los cuerpos militares que brindaban seguridad y que estaban señalados por violaciones a los derechos humanos. Ahora, la misma Policía tiene algunos fallos, pero nadie puede considerarla como una institución donde, permanentemente, hay una violación de los derechos fundamentales.

El CNJ no ha funcionado como debería y a menudo, especialmente con la actual administración, pasa desapercibido, pero es una pieza vital para que un grupo político controle la nominación de los jueces.

La Procuraduría se convirtió en el contrapeso del Estado. Antes de eso, señalar los pecados del Gobierno era una sentencia de muerte. Ahora, el Estado tiene quien le señale sus límites. Claro, también se le puede criticar a la institución que no tiene resoluciones vinculantes o que dependa de la personalidad de su titular. Pero es un avance.

El OIE le quitó a los militares el control de la inteligencia del Estado, pues se utilizaba para controlar a opositores. Y como somos un pueblo de simbolismos, el Gobierno actual es otra muestra de los alcances de la paz firmada en 1992.

No solo porque el FMLN, partido que surgió de la exguerrilla, ahora esté en el poder, sino también porque también su contraparte histórica aceptó de manera democrática la alternancia en el poder.

Hace poco escuchamos a Alfredo Cristiani, firmante de la paz como presidente y ahora líder de ARENA, que no le gusta que el FMLN esté a cargo del Ejecutivo, pero que así es la democracia.

Lo mismo esperamos que pase cuando los votantes cambien el partido en el poder. Ya la sociedad salvadoreña es madura en esto. Nuestros debates ahora son si las listas de diputados son abiertas y desbloqueadas. Hace 20 años, el cese al fuego era lo más discutido.

Han pasado 20 años y faltan muchos más para garantizar el pleno funcionamiento de la institucionalidad. Así es la democracia.

Dos décadas de superar la guerra

Posted in: Uncategorized