LPG-La campaña se abre para poder pedir formalmente el voto

Posted on 2012/01/11

0


 

Ya con la campaña en fase final, hay que demandar que toda actividad electoral se mantenga dentro del margen del respeto básico y de la corrección institucional.

Escrito por Editorial
Miércoles, 11 enero 2012 00:00

La campaña electoral formal ha sido abierta a partir de ayer 10 de enero, en cuanto a la elección de diputados a la Asamblea Legislativa, y dentro de un mes se abrirá para concejos municipales. Esta, sin embargo, es sólo una formalidad que cumple con los plazos legales para hacer propaganda electoral, ya que en el terreno tanto los candidatos a diputados como los candidatos a alcaldes vienen haciendo campaña desde hace mucho tiempo. Hay voces que reclaman el cumplimiento estricto de la ley al respecto, y tal petición ha venido desde la misma Presidencia de la República, y en estricto derecho es atendible; pero hay que considerar también lo que es la realidad de una competencia democrática que prácticamente nunca cesa, y más bien adecuar las disposiciones legales a ello en vez de pretender imponer regulaciones que ya no se ajustan al fenómeno político real del país.

Estamos, entonces, en campaña formal y el eufemismo que se usa para diferenciarla de lo que se ha venido dando en meses anteriores es que hoy sí se puede pedir explícitamente el voto del ciudadano por parte de las distintas opciones partidarias. Los partidos están presentando sus ofertas programáticas y las figuras políticas en contienda se mueven con más velocidad porque los tiempos del calendario electoral apremian. Esta velocidad, sin embargo, difícilmente hará variar las decisiones del electorado, porque responde más a las ansiedades propias de los partidos que al propósito de presentarles a los ciudadanos planteamientos realmente nuevos. Como siempre, la retórica circunstancial se impone sobre las cuestiones de fondo.

Cuando llega el momento de las campañas, y ésta que corre presenta un escenario muy peculiar, porque es la antesala de la definición presidencial de 2014, en la que se medirá la suerte inmediata de la alternancia en el ejercicio del poder político, las distintas fuerzas partidarias se apresuran a plantearle al electorado sus posiciones, sus propuestas y los compromisos de sus escogidos para competir. Da la impresión de estar ante aquel tipo de estudiantes que no se preparan adecuadamente con anticipación al examen y cuando éste está por ocurrir quieren absorberlo todo en unas cuantas horas.

La experiencia acumulada a lo largo del desenvolvimiento democrático del país ha dejado varias enseñanzas ya firmes, una de ellas es la que permite distinguir, cada vez con más claridad, lo que es el voto para elegir gobiernos locales y lo que es el voto para escoger representantes en la Asamblea Legislativa. En cuanto a los primeros, ya la ciudadanía vota mucho más por personas que por grupos o ideologías; en cuanto a los segundos, pese a las reformas que empiezan a implementarse, como es el voto por cara dentro de la lista partidaria o por candidato independiente, persiste la confusión derivada de que seguimos atados a la elección en bloque por departamento, cuando lo que mejor definiría la relación democrática entre representantes y representados sería el sistema de escoger a un representante por distrito.

Ya con la campaña en fase final, hay que demandar que toda actividad electoral se mantenga dentro del margen del respeto básico y de la corrección institucional. Los políticos, y más cuando están en contienda, deben dar el ejemplo de la cordura y de la seriedad, para que el sistema se vaya depurando y la ciudadanía pueda ejercer a plenitud su derecho a elegir de la manera más libre y segura.

La campaña se abre para poder pedir formalmente el voto

Posted in: Uncategorized