Co Latino-A 20 años de la Firma de Los Acuerdos de Paz | 09 de Enero de 2012 | DiarioCoLatino.com – Más de un Siglo de Credibilidad

Posted on 2012/01/09

0


 

Norma Guevara de Ramirios

El lunes 16 de enero se cumplirán 20 años de la firma de los Acuerdos de Paz suscritos entre el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional FMLN y el gobierno de El Salvador de entonces. Un tiempo importante para esforzarnos en el conocimiento y comprensión de las nuevas generaciones sobre el acontecimiento en sí, pero sobre todo en el proceso precedente y las consecuencias del mismo.

Es necesario recordar que el país fue estremecido por la brutalidad de un régimen de dictadura militar que ante todo reclamo de justicia y democracia respondía con la fuerza, la intimidación y la violación a los derechos humanos de la población. Existía intolerancia a la formación de partidos políticos distintos al partido oficial, las elecciones habían sido reducidas a simples formalismos que cubrían con manto de legalidad la imposición de militares y oligarcas en los gobiernos. Reinaba una  hipócrita estabilidad política. Semejante opresión tuvo como respuesta la resistencia y la lucha popular que se acrecentó, se unificó para defenderse mejor de la represión y para estructurar mejor la batalla por objetivos superiores: poner fin a la dictadura, abrir paso a la democracia y al respeto de los derechos humanos.

El FMLN surgido en 1980 es la expresión cimera de un largo período de esa resistencia popular que se planteó algo más que defenderse, se trazó edificar un país mejor fortalecido y en ruta a la justicia social. Entre 1980 y 1992 transcurrió la concurrencia de las más variadas expresiones de esa lucha popular, desde la búsqueda de los desaparecidos y la exigencia  de respeto a personas prisioneras políticas, hasta la lucha armada de un movimiento guerrillero que fue elevando su condición y dominio de esa particular forma de resistir y enfrentar la dictadura militar.

Siempre estuvo planteada la posibilidad de una solución política al conflicto interno que estremecía nuestra sociedad. En diciembre de 1980 el FMLN buscó un entendimiento con la administración estadounidense que a esas alturas era evidente que estaba involucrado en apoyar al régimen militar, pero el cambio de signo político en el gobierno de aquél país hizo frustrarse un encuentro pactado en un vecino país centroamericano; esto pudo darse antes de la ofensiva de enero de 1981, ese intento chocó con una conducta de ataque a través del llamado Libro Blanco que publicó la administración estadounidense pretendiendo bloquear el reconocimiento del FMLN y del FDR como fuerzas políticas representativas.

La demostración de la cruel represión que ocurría contra campesinos y sindicalistas, era sobrepasada por la creciente organización y cada vez mejor definición de los objetivos de la lucha, hizo que: Francia y México reconocieron al FMLN – FDR como fuerza beligerante. Esto permitió que en la Asamblea General de la ONU de 1981 el FMLN – FDR presentara  una iniciativa de paz para El Salvador a través del Presidente Daniel Ortega Saavedra, iniciativa que fue rechazada por el gobierno salvadoreño.

Con asesoría estadounidense se pasó a manejar la teoría de realizar elecciones primero y  diálogo después; surgieron así las elecciones que antes fueron cobertura de la dictadura, como cobertura de la guerra contrainsurgente; el escenario favorable para ese manejo era entonces la OEA. Más adelante esta política contrainsurgente se complejiza con el diseño de propuestas bipartidista en Estados Unidos, para una supuesta solución global en Centroamérica que abarcaba un esquema  militar, político, económico y diplomático, esquema que contó con Embajador itinerante de EE.UU. y Comisiones de Paz nombrada por el gobierno salvadoreño. Tuvieron lugar un par de encuentros de esas entidades con la representación político diplomática del FMLN y FDR que dejaron al desnudo la maniobra cuando buscaron esclarecer  la representación y el tipo de poderes de ellos, y de si el gobierno de Estados Unidos era considerado “parte” en un entendimiento.

Para el FMLN y el FDR la solución política suponía rescatar la soberanía nacional de nuestro país.

En 1984, el curso del diálogo se interioriza al suscitarse la reunión en La Palma Chalatenango el 15 de octubre, la propuesta gubernamental había sido hecha en otra Asamblea de la ONU por el Presidente Duarte ocho días antes. La reelección de Reagan en Estados Unidos ese mismo año, trajo profundización de la voluntad militarista, arreció el conflicto interno salvadoreño con más recursos a la contrainsurgencia y arreció el ataque al gobierno revolucionario de Nicaragua.

El diálogo de La Palma, sin embargo dio fuerza y legitimidad al planteamiento que desde 1981 había levantado el Arzobispado de San Salvador, las organizaciones sociales que resistían y se reestructuraban poniendo en alto las banderas de la paz con justicia social, el diálogo como recurso de la solución política, el respeto a los derechos humanos y la demanda de solidaridad internacional.
(Continuará)

A 20 años de la Firma de Los Acuerdos de Paz | 09 de Enero de 2012 | DiarioCoLatino.com – Más de un Siglo de Credibilidad

Posted in: Uncategorized