LPG-Una iniciativa que transforma vidas

Posted on 2012/01/07

0


 

En El Salvador, a dos años de ejecución, el plan piloto P4P ha tenido resultados exitosos permitiendo y creando un ambiente de construcción de aprendizajes y buenas prácticas, consolidando alianzas estratégicas con socios de Gobierno, sector privado y organismos internacionales.

Escrito por Dorte Ellehammer
Sábado, 07 enero 2012 00:00

La crisis mundial desencadenada por los precios de los combustibles y los alimentos, sumada a las catástrofes naturales intensificadas por el cambio climático y a otros factores provocados por el hombre, ha creado en todo el mundo unas necesidades alimentarias sin precedentes.

En 2008, para atender estas necesidades de 103 millones de personas, el PMA compró alimentos en 73 países en desarrollo por un valor de $1,100 millones.

Exitoso plan piloto. En 2009, el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA) se plantea la implementación de la Iniciativa Piloto “Compras para El Progreso” en 21 países, incluido El Salvador, como una estrategia para contribuir al incremento de los ingresos de pequeños productores y para el mejoramiento de su seguridad alimentaria. En El Salvador esta iniciativa se implementa con el financiamiento de la Fundación Howard G. Buffett.

Este piloto responde a las limitaciones identificadas por el PMA en la que los pequeños productores reportaban ingresos sumamente escasos a causa de un bajo rendimiento, débil acceso a insumos agrícolas, limitado conocimiento sobre técnicas de producción mejoradas, poco acceso a mercados formales, falta de oportunidades de créditos, excepto a través de prestamistas, entre otras causas. Estas condiciones han estado inhibiendo sus habilidades para participar en el mercado, competir con calidad y comerciar a un precio justo sus productos.

La clave de esta iniciativa radica en que los agricultores produzcan más alimentos de los que sus familias necesitan y puedan vender los excedentes en el mercado formal para incrementar sus ingresos, al mismo tiempo ofrece la oportunidad de que puedan abastecer al PMA de los productos que necesita para sus operaciones regulares de asistencia alimentaria.

El PMA aprovecha su poder de compra para transformar la vida de los agricultores más desfavorecidos, aportándoles conocimientos técnicos (manejo de créditos, uso de paquetes tecnológicos para cultivos, almacenamiento de granos, diagnóstico y desarrollo organizacional) y los instrumentos necesarios (maquinaria, paquetes de insumos agrícolas, etcétera) para que se conviertan en integrantes competitivos en el mercado agrícola y aumenten directamente sus ingresos al comprarles sus cosechas.

Estas acciones de fortalecimiento de capacidades que caracterizan la asistencia alimentaria forman parte del nuevo plan estratégico de PMA que supera la tradicional ayuda alimentaria para cumplir con su mandato de combatir el hambre y la desnutrición.

Aprendizaje e intercambio de experiencias. En El Salvador, a dos años de ejecución, P4P ha tenido resultados exitosos permitiendo y creando un ambiente de construcción de aprendizajes y buenas prácticas, consolidando alianzas estratégicas con socios de Gobierno, sector privado y organismos internacionales. Ha posibilitado la participación de 4,700 pequeños productores de 18 asociaciones nacionales y 26,790 mil familias. Estos diferentes actores tienen un rol protagónico en la cadena de granos básicos.

Un año ha sido suficiente para que los pequeños productores hayan podido suministrar al PMA 3,700 toneladas métricas de alimentos, el equivalente a una compra directa de $2.2 millones. Por ejemplo, pese al impacto de la reciente depresión tropical 12-E en los cultivos de los pequeños productores, el PMA está comprando actualmente 600 toneladas métricas de productos que están siendo utilizados para atender las necesidades alimentarias de 100,000 personas que fueron afectadas por la DT 12-E a escala nacional.

Los participantes en esta iniciativa han experimentado un cambio de mentalidad, ya que no piensan como productores de subsistencia, sino que ahora razonan y actúan como pequeños empresarios que se dedican a la comercialización de granos básicos. Se han fortalecido las capacidades organizativas de las asociaciones que ahora cuentan con una infraestructura organizada. Los presidentes, secretarios y tesoreros asumen el rol que les corresponde con empoderamiento.

Ahora pueden sostener reuniones gerenciales con las empresas proveedoras de insumos para negociar precios y presentar ideas que fortalezcan la capacidad organizativa y de gestión, también con compradores privados o públicos.

La participación de la mujer. Otro elemento que figura de manera muy importante en este plan piloto es el referido a la participación de la mujer. Inicialmente solo existía un 10% o 15% de intervención; ahora conforma el 40% de los socios y en la toma de decisiones participa arriba de un 50% de mujeres. La participación de los jóvenes también es valiosa, ya que se ha despertado en ellos un arraigo por sus comunidades y ha disminuido la idea de emigrar hacia la capital o fuera del país.

Los resultados son alentadores y los desafíos nos motivan a seguir trabajando en el próximo período: desarrollando una visión compartida entre instituciones y organismos de apoyo; consolidando la organización empresarial de las asociaciones participantes; fortaleciendo las estructuras operativas necesarias para responder a las necesidades propias de la actividad económica productiva de las asociaciones; adoptando nuevos paquetes tecnológicos para elevar aún más la productividad de granos básicos; incorporando prácticas de manejo poscosecha que permitan reducir las pérdidas; vinculando de manera sostenible a los pequeños productores con los mercados y facilitando el acceso a fuentes de financiamiento formal. Queremos agradecer a todos nuestros socios y participantes de Compras para el Progreso en El Salvador y los motivamos a seguir cultivando sueños y esperanzas y a continuar transformando vidas en esta tierra salvadoreña.

Una iniciativa que transforma vidas

Posted in: Uncategorized