LPG-Una estafa dulcemente sueca

Posted on 2012/01/07

0


 

La perspectiva de que autores salvadoreños serían publicados por la editorial sueca Bombadil Publishing en tirajes masivos, 20,000 libros a través de una cadena de librerías de Suecia

Escrito por David Hernández
Sábado, 07 enero 2012 00:00

Y otros 30,000 para una cadena universitaria de Estados Unidos, según la fundadora en 2007 de dicha editorial, Marianne Rugård Järvstråt, se ha frustrado luego de conocerse los entresijos de la transacción, realizada de manera unilateral por el exjefe de la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI) de la Secretaría de Cultura de la Presidencia (SEC) Carlos Serpas.

Aparece una serie de interrogantes sobre esta supuesta “editorial”, cuyo nombre ha sido sacado de un personaje de esa subliteratura “fast food” tan de boga en estos días de internet y seudoliteratura fácil. De dicha editorial solo hallamos en internet un blogspot de dudosa calidad con un par de comentarios complacientes escritos por sus mismos “socios”.

Surge la duda de si don Carlos Serpas fue víctima de un timo de altos vuelos por una editorial fantasma, las llamadas “empresas de casillas de correos”, debido a que lo único que tienen en suelo europeo son un P.O. Box postal en equis ciudad, desde donde realizan sus transacciones dolosas.

Llámase estafa a aquella transacción delictiva en la cual el timador primero engaña a su víctima haciéndola sentirse en el séptimo cielo, para luego robarle hasta el último centavo. Me temo que estamos ante un clásico ejemplo de este tipo de timos.

Con alardes rimbombantes, la editorial, a través de un salvadoreño residente en Suecia que funge como su “director ejecutivo para América Latina”, Melvin González, promovió el “día de los enamorados” de 2010, a bombo y platillo, mediante una visita que él hizo a su natal El Salvador y Ahuachapán, la publicación de un libro de dos adolescentes de secundaria de dicha ciudad.

El “gran golpe” fue seguido con una invitación a Serpas a Suecia, donde fue atendido con todos los honores que un timo de este tipo requiere y que incluyó la firma en inglés de un contrato que, aunque no lo entendió muy bien según el mismo Serpas, rubricó.

Acto seguido, la estafa en acción: ante la “abrumadora demanda” de “por lo menos” 50,000 libros que no pueden cubrir y en vista de las “enormes pérdidas que ello implica” inician acciones jurídicas contra la SEC por un monto de $100,000.00.

Lo que olvidaron es que un convenio y contrato de este tipo tiene que ser rubricado por la figura legal del secretario de Cultura de la Presidencia, una vez el Departamento Jurídico de la SEC ha dado el visto bueno a los términos y las cláusulas del contrato.

La SEC tiene la DPI para sus publicaciones, por ello no procede legalmente publicar en Suecia libros cuyo costo es de 255 coronas ($37.00), y que en el país oscilan a un precio de producción no mayor de $2.

Cuesta creer que Suecia, el país que mayor ayuda y solidaridad al Tercer Mundo ofrece, sea la cuna de este tipo de buitres de cuello blanco.

La SEC debe de iniciar de inmediato una demanda en suelo sueco por estafa contra Bombadil Publishing por un lado, y por otro, contactar por canales oficiales de Gobierno a Gobierno, al Ministerio de Cultura de Suecia, para que tome cartas en el asunto.

Una estafa dulcemente sueca

Posted in: Uncategorized