LPG-Monedas de un dólar rechazadas

Posted on 2012/01/07

0


 

Escrito por Claudio M. de Rosa
Viernes, 06 enero 2012 00:00

Joseph Biden, vicepresidente de la República, y Timothy Geithner, secretario del Tesoro, anunciaron la decisión… de suspender nuevas emisiones… donde cualquier nueva emisión se hará solo para satisfacer la demanda de los “coleccionistas”.

Mientras en El Salvador el Banco Central de Reserva (BCR) trata de imponer el cambio del billete de un dólar por una moneda metálica de igual valor, en EUA se ha tomado la decisión de dejar de acuñarla ante su masivo rechazo por la incomodidad que representa su uso.

Todo comenzó en diciembre de 2005, cuando el Congreso estadounidense decidió la acuñación de monedas de un dólar, con el objetivo de honrar a los expresidentes de ese país, así como buscar un ahorro, porque el billete se desgasta mucho más rápido que las monedas metálicas.

Antes de la emisión de la moneda metálica de un dólar, una encuesta de la Gallup en 2006 reveló que 8 de cada 10 encuestados se oponían a la eliminación del billete de un dólar y su reemplazo por monedas de igual valor. Pero, las autoridades no pusieron atención a la opinión de la gente, y en vez de ahorros han terminado pagando altos costos. Ellas trataron de imponer su voluntad y el resultado ha sido catastrófico. Un masivo rechazo, más del 40% de ellas han sido devueltas por los bancos y el comercio, acumulándose alrededor de $1,400 millones en las bóvedas de la Reserva Federal, cantidad suficiente para satisfacer la demanda de más de una década.

Ante esta situación y por limitaciones presupuestarias, Joseph Biden, vicepresidente de la República, y Timothy Geithner, secretario del Tesoro, anunciaron en diciembre de 2011 la decisión del Gobierno estadounidense de suspender nuevas emisiones, donde cualquier nueva emisión se hará solo para satisfacer la demanda de los “coleccionistas”, quienes pagarán por su valor en vez de hacerlo los contribuyentes. Por tanto, buscarán legislar para terminar con más acuñaciones desde ahora, en vez de 2016, lo cual representará el ahorro de más de $50 millones anuales, más costos de almacenamiento, lo que se observa como una medida razonable ante el alto déficit fiscal estadounidense.

Como en El Salvador nos estamos convirtiendo en un país que va en sentido contrario y las autoridades monetarias no consultaron a nadie, ya se están manifestando condiciones de rechazo de la moneda metálica, que se intenta imponer desde septiembre de 2011. El problema no es de índole monetaria ni de valor de la moneda, es solo el ahorro que pueda tener el BCR –estimado en medio millón de dólares anuales– versus la comodidad de los usuarios y el amplio rechazo que tiene la moneda metálica de un dólar. Como dato interesante, se tiene que el Gobierno ha gastado alrededor de medio millón de dólares mensuales en los últimos 18 meses. Por tanto, si de ahorro se habla, con un mes de publicidad se compensa el ahorro que estima el BCR, sin crear problemas a la población.

Tome en cuenta, si usted pagó con $20 una compra de $15.01, y ya no hay billetes, recibirá de vuelto cuatro monedas de $1, tres “coras”, dos de 10 centavos y cuatro de un centavo: en total trece monedas. Por esto Neto Rivas describió acertadamente las incomodidades asociadas con el uso de la moneda metálica: “Y los hombres vamos a tener que reforzar las bolsas de los pantalones para cargar las monedas y las mujeres tendrán que tener carteras más grandes”.

Por ahora, quienes estamos cerca del comercio y como usuarios de los bancos sabemos que la gente rechaza masivamente la moneda metálica de dólar. Es común escuchar: “Seño, porfa, no me dé monedas, deme billetes”. Y peor aún: “Si no tiene vuelto en billetes no me venda, voy a comprar a otro lado”. Pero esto no le importa al BCR.

Monedas de un dólar rechazadas

Posted in: Uncategorized