LPG-Empleo productivo contra regalías

Posted on 2012/01/03

0


 

Escrito por GN3
Martes, 03 enero 2012 00:00

“Los políticos llamados de izquierda tienen básicamente dos caminos: un camino es reproducir el populismo de derecha, poniéndole más combustible a la maquinaria de fabricar pobres.”

Por Facundo Guardado Analista político

Los cientos de millones de dólares que este gobierno reparte en regalías cada año perfectamente podrían ser destinados a mejorar los servicios básicos y medioambientales, generando así empleo productivo y un efecto multiplicador del dinero. Y aunque debería entenderse, no está demás decir que un empleo dignifica a la persona; en cambio, la regalía la pone en condición de miserable y la puede terminar haciendo miserable.

Se me hace difícil creer que las personas que integran el gabinete económico no tengan esta comprensión básica. ¡Por supuesto que la tienen! Así las cosas, yo entendería que el gabinete económico no está haciendo política económica, sino que solo está dedicado a la labor de pasa papeles. Esto indicaría que quienes deciden las políticas públicas relacionadas a la economía están en otro lado y no son los que nos dicen que son.

Si la imaginación, el ánimo y el tiempo del actual gobierno no dan más, perfectamente podrían concentrar un esfuerzo en fortalecer y mejorar el Programa PATI (Programa de Apoyo Temporal al Ingreso). Habría que convencer a los líderes de los partidos de que el Programa PATI puede convertirse en una modalidad moderna de clientelismo político en el que la sociedad tiene un rol productivo, y a la vez fortalece sus lazos de convivencia comunitaria.

Para que no nos demos al engaño, los alcaldes de todos los colores políticos buscan encamisetar con la bandera de su partido a quienes laboran en el PATI, pero eso no lo considero un problema siempre que esas personas, con su trabajo, resuelvan problemas básicos comunitarios.

Es más, habría que propiciar desde las municipalidades el desarrollo de pequeñas empresas especializadas en la prestación de servicios como reparación de escuelas, clínicas, mantenimiento de caminos vecinales u otros servicios medioambientales como construcción de rondas para prevenir incendios forestales, limpieza del cauce de quebradas, sistema de drenaje y pequeñas obras de mitigación.

Es evidente que la productividad actual de quienes laboran en el PATI es muy baja de forma empírica, la ubico en un 20%; con unas tres reglas básicas y una supervisión institucional y ciudadana se puede llevar rápidamente a un 50% de productividad, que ya es aceptable.

Estas formas de empleo pueden dar a las familias del área urbana y semiurbana un ingreso mínimo o adicional para mejorar su dieta alimenticia, pagar el pasaje del autobús, comprar el gas para cocinar y vestir dignamente a sus hijos.

En el caso de los pequeños agricultores, el empleo vinculado a la sostenibilidad ambiental les proveería los recursos indispensables para mejorar la dieta familiar, comprarles vestuario a sus hijos y proveerse de las semillas y los insumos para cultivar. De esta manera, nos olvidaríamos de la regalías de paquetes agrícolas y microcréditos de la banca de desarrollo que al final nadie paga porque no puede o porque sabe que se lo condonarán.

Una pronta reorientación de las políticas de apoyo a los más necesitados puede hacer la diferencia. Esa diferencia también haría cambiar la profesión de varios ministros y ministerios que hoy están dedicados a administrar miseria y pobreza. Estos funcionarios pasarían a cultivar desarrollo, bienestar y dignidad.

Los políticos llamados de izquierda tienen básicamente dos caminos: un camino es reproducir el populismo de derecha, poniéndole más combustible a la maquinaria de fabricar pobres y vivir cómodamente culpando a otros de esa pobreza. El otro es irrumpir por la ruta del cambio de verdad, el que genera progreso, bienestar con dignidad y libertad.

Para este último camino se necesita esfuerzo y cabeza; para el otro, no.

Empleo productivo contra regalías

Posted in: Uncategorized