El Faro-Partidos luchan contra las "canibalistas" – ElFaro.net

Posted on 2012/01/03

0


 

Mientras el FMLN admite que para las elecciones de diputados de marzo lleva candidatos solo "de relleno" al privilegiar a los favoritos de la cúpula, los aspirantes a ocupar una silla en la legislatura 2012-2015 están compitiendo en un escenario inédito: las sentencias de la Sala de lo Constitucional abrieron la posibilidad al canibalismo entre los candidatos de una misma lista de partido.

Gabriel Labrador Aragón

elfaro.net / Publicado el 2 de Enero de 2012

Cuando el lunes 7 de noviembre Edwin Zamora leyó en el periódico la noticia de que la Sala de lo Constitucional declaraba ilegal el predominio del orden de las listas de candidatos de los partidos políticos por sobre personas individuales, decidió que había llegado su momento. Resolvió que en la próxima reunión del Consejo Ejecutivo Nacional (Coena) del partido Arena, del que él era parte, pediría baja temporal para dedicarse a lo que quería más: dar tiempo, energía y recursos a su campaña como candidato a diputado por San Salvador.

A diferencia de las elecciones anteriores de Asamblea Legislativa, este año, gracias a varias sentencias de la Sala de lo Constitucional, los candidatos individualmente tienen oportunidades casi iguales de competir por un puesto contra los favoritos de las direcciones de los partidos. Hasta ahora, los cálculos de las cúpulas partidarias les han permitido decidir quién se convierte en diputado, independientemente de la voluntad del electorado. Esto ha sido posible porque hasta ahora el votante marcaba una bandera de partido y eso constituía el aval al orden en que las organizaciones partidarias inscribían a sus candidatos. La persona ubicada en el primer lugar de la lista era la que se llevaba los primeros votos recibidos por su partido y si sobraban para un escaño más, se le otorgaban a quien ocupaba la segunda posición, y así sucesivamente.

Esos tiempos terminaron, y con ellos se abrió la posibilidad a una lucha en el que el ingrediente novedoso puede ser el canibalismo. Ahora, los candidatos ya no solo deben competir por los votantes contra los pescadores de otros partidos, sino contra aquellos que siendo de su misma organización están inscritos en la misma circunscripción. San Salvador, por ejemplo, ahora tendrá a 24 candidatos de Arena -como en el caso de Edwin Zamora- compitiendo entre sí. Lo mismo sucede en el FMLN. Pero esa es la teoría, ya que al menos los efemelenistas claramente han dicho que intentarán neutralizar la decisión de los constitucionalistas, pidiendo a sus bases que voten solo por los primeros nombres que aparecen en las listas. De esa manera intentarán evitar que la ciudadanía marque sobre los rostros de aquellos que ocupan posiciones que otrora eran consideradas "perdedoras".

De nuevo, el caso de Zamora ilustra la situación: inscrito por su partido en la posición 11 entre 24 candidatos, los cálculos de Arena y la historia reciente de la votación en el departamento de San Salvador no le daban posibilidades realistas de ganar una curul. Sin embargo, la sentencia pulverizó el valor del orden de las listas de los partidos y ahora quien obtenga más marcas sobre su rostro será quien logre llegar al parlamento.

Antes, un candidato por un partido político solo debía preocuparse porque su partido obtuviera la mayor cantidad de votos posibles en cada uno de los 14 departamentos para mejorar sus posibilidades de lograr la investidura como diputado. Ahora, la posibilidad de votar por la “carita”, es decir, por la fotografía de cada uno de los 84 candidatos, rompió la pasividad con la que esta elección se daba hasta ahora. Como en una familia, los hermanos ahora deben pelearse por despuntar más que el otro.

Por eso, cuando Zamora comprendió los alcances de la noticia, repitió al Coena lo que le había dicho a Alfredo Cristiani, el presidente del partido, en julio: no quiero ser candidato y a la vez un miembro del Coena. Pero la dirigencia arenera lo que le dijo fue que era aún temprano y que se esperara hasta que comenzaran a seleccionar a los candidatos departamento por departamento. Pasaron los meses hasta que el Coena debía elegir a los contendientes por San Salvador. Zamora, fiel a su planteamiento inicial, se apartó del proceso y reiteró sus intenciones. Lo ignoraron una vez más.

Fue hasta la sentencia de la Corte cuando la dirigencia pareció tomar en serio lo que de manera ingenua, y sin el espaldarazo que la sentencia constitucional le daba, Zamora había pedido en julio. Así fue como la posición 11 de la lista de contendientes por San Salvador ya iba tomando cuerpo. "Lo que pensé en ese momento fue que por fin iban a tomar en serio lo que yo había dicho", dice Zamora.

En Arena, la posición 11 tiene una carga simbólica grande. Solo 10 fueron las diputaciones que en 2009 Arena ganó en San Salvador, siendo el departamento “botín” de donde los partidos sacan más diputados que en cualquier otro departamento. Estar como opción número 11 no era una posición con la que cualquiera podría dormir tranquilo.

Por eso es que incluso el Coena pidió a Zamora que escogiera entre dos posiciones para competir en las elecciones de 2012. Una era como diputado suplente de una de las primeras 10 diputaciones por San Salvador, una posición que se antojaba con mejores posibilidades para conseguir un puesto en el parlamento. La segunda opción era más arriesgada, la posición 11. “Tenía que decidir entre una posición con más posibilidades de quedar y otra con menos. Pero con mi ingenuidad decidí correr el riesgo. Lo decidí en julio”, dice Zamora.

Dos semanas más tarde, como augurando un pleito entre hermanos “tremendos”, Cristiani también presentó ante los medios de comunicación un reglamento de competencia para sus candidatos a diputados. El expresidente salvadoreño está claro que "hay una competencia interna" dentro de los partidos y que se hace necesario tener las reglas de "un juego limpio". Había que aclarar qué era lo permitido y qué no. "Tiene que ver cierta coordinación entre las campañas: todos los candidatos deberán estar presentes en los eventos institucionales, nadie podrá andar en ese momento por sí solo", dijo Cristiani.

Ese reglamento tiene las siguientes disposiciones: ningún dirigente ni ningún alcalde podrá promover la imagen de un candidato en específico; cada candidato deberá solicitar al partido permiso para hacer proselitismo en una zona determinada y será un comité de campaña (integrada por el presidente Cristiani y otros directivos) los que terminarán aprobando la actividad y orientándola de la mejor manera; cuando un candidato reciba en efectivo una donación, deberá donar el 20% al partido, el cual lo utilizará para reorientarlo a la campaña institucional. Los candidatos a diputados no podrán promover otra idea que no esté contemplada en la plataforma legislativa aprobada por el Coena y deberán mostrar a las autoridades del partido de dónde proviene el dinero de sus donadores.

“Nos estamos curando en salud para evitar cualquier sorpresa”, dijo Ernesto Muyshondt, director de información del partido, al momento de presentar ese reglamento para los candidatos. Muyshondt se refería a la posibilidad de que hubiera financiamiento de crimen organizado aunque más bien parecía una aceptación de que los candidatos areneros podrían librar una lucha intensa por los escaños. Algunos de sus diputados se inquietaron de inmediato porque la campaña 2012 los iba a poner en una situación desconocida. "A nosotros no nos gusta esto", confió un veterano político arenero que es diputado por San Salvador, contrariado al contemplar el nuevo escenario de lucha, que los expone a luchar entre correligionarios.

Pese a la aprobación del reglamento, las autoridades areneras determinaron que no repartirían ninguna copia del manual a sus candidatos y que si estos tenían una duda podían externarla verbalmente.

El reglamento cayó como anillo al dedo en la fracción legislativa del partido, donde muchos diputados buscarán la relección en 2012. Varios legisladores admiten que las reglas incomodan, no gustan, porque presentan un escenario de competencia bastante fuerte. Mariela Peña Pinto dice: “No es que no gusten, lo que pasa es que hubiera sido mejor de otra manera”. Peña Pinto aseguró que ella ya estaba trabajando en su campaña individual en actividades casa por casa. “Usted tiene que darse a conocer, usted está vendiendo su cara”, dijo la diputada quien aseguró que en los próximos días recibiría una donación de publicidad. Su rostro, de hecho, se observa en una gran valla en la carretera nueva que conecta Soyapango con San Salvador así como en decenas de postes, colgando de afiches desmontables.

Peña Pinto tiene 15 años de ser diputada. Conoce cómo se mueven las aguas en tiempos de campaña, y por eso es que agradece el reglamento de competencia que el partido elaboró para ella y para sus compañeros. “Si hay reglas claras, no va a haber competencia descarnada”, dijo.

Otro de los diputados de Arena que fue de los primeros en comenzar su campaña individual fue el médico Enrique Valdés. Él cumple 15 años de ser diputado, y por primera vez deberá ganarse su puesto en la Asamblea con el voto directo del ciudadano. Valdés fue el primer candidato a diputado en colocar publicidad en las calles capitalinas a favor suyo. En esos “mupis”, Valdés sale sonriente, con un estetoscopio alrededor del cuello, junto a grandes letras que hablan de su propuesta para garantizar la salud de los derechohabientes en el Seguro Social. Desde hace varios meses, este legislador aprovecha cada palestra para promover su iniciativa que, en pocas palabras, permitiría que cada derechohabiente reciba tratamiento gratis aun cuando el Seguro no pueda atenderlo.

Valdés es de los pocos candidatos que cuentan con una plataforma legislativa bien definida, pues fue él quien a mitad de año presentó la propuesta del certificado de garantía de salud ante el Coena. Fue esta instancia la que lo aprobó y lo incorporó en la plataforma general del partido. El borrador de la  plataforma surgió de lo que aportaron los asesores de actuales diputados de Arena, los mismos legisladores, y la dirigencia del partido. Una vez consolidado el documento, se presentó al resto de candidatos de todo el país y, según lo manifestado por el Coena, estos hicieron algunos aportes.

Lo claro es que mientras el director de información de Arena, Ernesto Muyshondt, asegura que el certificado de salud es de autoría conjunta, el diputado Valdés defiende a capa y espada que ese proyecto con el cual se ha estado promoviendo desde hace unos meses es nada más que suyo. Hace dos semanas, durante la penúltima sesión plenaria del año, un grupo de periodistas querían preguntarle al diputado sobre su reacción a unas declaraciones del presidente Mauricio Funes en la que censuraba cualquier tipo de promoción partidista. Valdés hizo un acto de malabarismo.

-¿No está haciendo campaña adelantada? -se le preguntó a Valdés.

-Yo lo que estoy diciendo es que el ciudadano debería votar por mí porque yo voy a promover el certificado de salud y otras medidas en beneficio de la población.

-Ok. Entonces confirma que sí, es campaña adelantada, ¿verdad?

-Yo lo que te puedo decir es que los salvadoreños merecen un Seguro Social eficiente y que reciban un trato justo por el cual se les descuenta de su salario.

-¿Es campaña adelantada sí o no?

-Muchas gracias —dice Valdés, antes de dar media vueltal y marcharse.

Igualdad de oportunidades, mas no de condiciones

Desde que la Sala habilitó el sistema de votación por caras y las candidaturas independientes en julio de 2010, las nuevas reglas electorales minaron el poder acumulado por años por los partidos políticos. Estos determinaban quiénes eran los rostros que terminaban ocupando los puestos ganados en la Asamblea Legislativa. Con las nuevas disposiciones, es el ciudadano el encargado de colocar en las curules a las personas de su predilección; es el votante quien ordena la lista. Las listas que por años y años presentaron los partidos políticos, por primera vez en la historia, pueden diferir de las listas que resulten del ejercicio de votación.

Pero aun así, desde julio de 2010 hasta diciembre pasado, la Asamblea Legislativa peleó ese punto y lo convirtió en un punto de honor. Las cúpulas partidarias aseguraban que pese a los fallos de la Corte, ellos seguían conservando el derecho de determinar quiénes debían ocupar las diputaciones ganadas, y para ello impulsaron reformas electorales con las cuales privilegiaban las primeras posiciones en la lista.

Meses después, los diputados cedieron y determinaron que solo en los casos de empate entre los candidatos, el orden que prevalecerá es el de la lista propuesta por cada instituto. Solo de esa manera lograron que sus diputados sean personas de su predilección.

El debate ahora es determinar quiénes ocupan las primeras posiciones, y si esas posiciones garantizan entrar al parlamento. Todos los partidos, sin excepción, han llenado sus listas de candidatos colocando primero a sus candidatos más potables, es decir, los que ya tienen trayectoria política y poseen reconocimiento de parte de la ciudadanía. El FMLN, por ejemplo, ha colocado en las primeras posiciones de los 14 departamentos a miembros de la Comisión Política, miembros del secretariado nacional, o a diputados en ejercicio. Para San Salvador, la primeras dos candidaturas son las de Medardo González, secretario nacional del partido, y Norma Guevara, jefa de fracción. En tercer lugar está el presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes.

El partido Concertación Nacional ha dispuesto que en los 14 departamentos sean sus actuales 10 diputados y algunos suplentes los que ocupen las primeras opciones. Manuel Rodríguez, secretario del partido, asegura que esto es así porque estos “tienen ya trayectoria hecha y de alguna manera se han ganado su derecho de piso. Es como un reconocimiento”. Ciro Cruz Zepeda, líder por antonomasia de ese grupo parlamentario, correrá por el departamento de La Paz donde, casualmente, tiene seis alcaldías, un número que no alcanza en ningún otro departamento.

El argumento de que todos los candidatos a diputados competirían en 2012 en igualdad de oportunidades es parcialmente cierto, porque todos tienen la misma oportunidad de ser marcados por el ciudadano. Sin embargo, la verdadera diferencia está en las condiciones de la competencia fuera del orden de la lista, con el común denominador de que los que están en las primeras posiciones, cuando menos, tienen un nivel de apoyo logístico mayor.

El mismo Cristiani dijo que "no es lo mismo para un candidato nuevo que para Margarita Escobar o Donato Vaquerano, que tienen mucha más exposición, están todas las semanas participando en la plenaria".

Ana Guadalupe Martínez, diputada suplente del Partido Demócrata Cristiano (PDC), lo dice así: “Es hipócrita decir que las condiciones de competencia para todos los candidatos son iguales. Depende de los que tienen más recursos: yo tengo acceso a los medios de comunicación, yo estoy en continua palestra por mi cargo como diputada. No es una lucha igualitaria”.

Martínez correrá por la diputación titular en Sonsonate. “Yo como diputada actual estoy en ventaja sobre los otros candidatos de mi partido. Sería injusto no reconocerlo”. Consultada si, por ejemplo, aceptaría que en el orden de la lista sea relegada hasta la última posición (en Sonsonate se disputan seis escaños), Martínez respondió que por su condición de diputada sabe que tiene más recursos a su alcance, y que no habría ningún problema.

Martínez admite que los candidatos que van después de las posiciones primarias no tienen oportunidades de quedar electos. “Estas candidaturas son liderazgos en desarrollo, acuérdese que la política es de perseverancia, no todo viene a la primera vez que nos tiramos de candidatos”.

La disparidad que existe entre los candidatos en las primeras posiciones y las últimas podría representarse con la lista de Arena por San Salvador. Pocos días antes de la última sentencia de la Sala, el candidato número 24, Romeo Humberto González, de Apopa, envió una carta al Coena en la que comunicaba su dimisión como candidato. “Yo les explicaba que la campaña representaba mucho desgaste, iba a requerir mucho esfuerzo y recursos y, la verdad, ahorita no tengo tiempo para eso. Necesitaría dedicarle muchísimo dinero y tiempo y no lo tengo”, dijo González a El Faro. Aseguró que no había recibido contestación del Coena. “Yo sí doy por hecho de que ya no voy compitiendo. Estaba demasiado difícil la competencia”, añadió, vía telefónica.

La dificultad para partidos pequeños como Fraternidad Patriota Salvadoreña, o el Partido Nacional Liberal (PNL) es conseguir los 84 candidatos a diputados y sus suplentes. Óscar Chávez, secretario general del PNL, aun no tiene amarradas las candidaturas de ningún departamento aunque él dice que se trata de problemas burocráticos. Sus respuestas, sin embargo, dejan poco lugar a dudas:

-Tuvo problemas para rellenar las listas de candidatos a diputados, supongo.

-Mire, todos los partidos pequeños tienen problemas logísticos pero desde que salió el decreto estamos trabajado en eso.

-¿De dónde los ha sacado?

-Del pueblo, de nuestra gente.

-¿Cuánta es su militancia?

-No le sabría decir, ya perdí la cuenta.

-¿Y de dónde ha salido esta gente?

-Mire, es que hemos trabajado. También hemos dicho que aquellos independientes que necesiten apoyo pueden utilizar esta bandera aunque sigan siendo independientes. Además, hemos dicho que somos de centro amplio que le damos espacio a todos, no hay ningún requisito, solo los que pide el tribunal.

De todos los partidos inscritos, nueve en total, los únicos que están acostumbrados de presentar planillas de candidatos completas son el FMLN y Arena. Desde otra sentencia de la Sala que obliga a los partidos a presentar las listas completas, los restantes institutos -Gana, CN, Esperanza, CD, PP, PNL y FPS- tienen una tarea extra en la carrera a elecciones: conseguir la gente para ocupar los puestos de las listas que deben presentar ante el Tribunal Supremo Electoral.

Con estas nuevas reglas de competencia, el FMLN es el único partido que ha admitido que presentarán candidaturas de relleno. Aunque no utilizó ese término, Roberto Lorenzana, vocero del partido, confirmó que la estrategia a utilizar –revelada originalmente por Lilian Coto a El Diario de Hoy— para las elecciones consistirá en pedir a su militancia que marquen la bandera y, además, por una cantidad determinada de rostros que variará según sea el departamento. Estos rostros son los “prioritarios”, es decir, los que ocupan las posiciones de diputaciones ganadas en las elecciones de 2009, con algunas variaciones.

El FMLN parte de la idea de que obtendrán la misma cantidad de diputados que en la última elección de diputados, es decir, 35 escaños. “En algunos departamentos creemos que podemos aumentar, pero en general tenemos una consideración de cuántos diputados podemos ganar. Las primeras posiciones son las ganadoras”, dijo Lorenzana.

En San Salvador, el FMLN ganó 12 diputados hace casi tres años, pero esta vez pedirá el voto por 13 candidatos. El que ocupa la posición 13 de la lista es alguien con cierta trayectoria política: Jorge Jiménez, ex diputado del FMLN especialista en temas electorales, y ahora empleado de Cancillería. En La Libertad, otro dirigente que pidió el anonimato, explicó que el partido pedirá el voto por los primeros cinco candidatos. En 2009, ese departamento solo les dejó tres diputaciones, pero la circunscripción solo ofrecía ocho escaños.

Otro miembro del Consejo Nacional del partido, quien pidió anonimato por no estar autorizado a hablar sobre el tema, manifestó que todas las candidaturas que no están en posiciones privilegiadas o ganadoras son de relleno. “A esos no es les siguió un proceso de selección riguroso como lo fue en el caso de los candidatos en posiciones ganadoras: para estos sí hubo decisiones de las comisiones municipales, luego de las departamentales, luego del Consejo Nacional, luego de la Comisión Política”, dijo la fuente efemelenista.

La misma fuente dio a entender que la selección de los candidatos de relleno había ocurrido casi de manera espontánea: “Se seleccionaba en el momento: ‘vaya, compañero, lo vamos a inscribir, deme su nombre’”, describió.

Lorenzana desmintió que no hubiera control en el proceso de selección aunque en un primer momento nunca habló de las distintas instancias por las cuales pasa la decisión de las candidaturas. “Siempre hay cierto rigor y que, en términos generales, tienen buenas características: capacidad, lealtad, formación para el cargo. Tampoco podemos ser irresponsables de poner a cualquiera”. Cuando se le repreguntó si las distintas instancias habían decidido las candidaturas, Lorenzana respondió que sí.

Esto quiere decir que por ejemplo en el departamento de Ahuachapán, donde hay cuatro escaños disponibles por ley, el FMLN solo pedirá el voto por la bandera y por el primer candidato de la lista, Yohalmo Cabrera. Los restantes tres candidatos, Juan Molina, Leopoldo Portillo y Cruz Elena deben considerarse de relleno. “Hemos dicho siempre que son prioridad los primeros, nunca lo hemos ocultado. Cuando la gente asume la responsabilidad de una candidatura sabe que nuestra apuesta serán los primeros”, dijo Lorenzana. La misma situación ocurrirá en los departamentos de Ahuachapán, Morazán, Chalatenango, Cuscatlán, Cabañas, San Vicente y La Unión, donde el FMLN solo ganó una diputación en 2009.

“Lo que haremos es hacer propaganda solo para las personas que estén en posiciones de prioridades. En San Salvador serán 13, por ejemplo. Esa matemática no la podemos decir en todos lados, pero en general podemos decir que son las posiciones ganadas hasta ahora”, dijo Lorenzana.

Al dirigente se le preguntó si habría sanción hacia aquel candidato que no esté en posición ganadora y que termine ganando una curul. Lorenzana respondió que no. “No podemos controlar la votación de la gente, nosotros solo vamos a orientar pero la gente es libre de decidir”.

Partidos luchan contra las "canibalistas" – ElFaro.net

Posted in: Uncategorized