Contra Punto-Si no actúas como piensas… – Noticias de El Salvador – ContraPunto – Noticias de El Salvador – ContraPunto

Posted on 2012/01/01

0


 

Aquiles Montoya 

SAN SALVADOR – Dagoberto, nuestro buen amigo de la TR, suele diferenciar al FMLN que hizo la guerra, del FMLN que hace política electorera y parece que razón tiene al hacerlo, por algunas evidencias empíricas, las cuales, como veremos, son irrefutables.

Del FMLN que hizo la guerra yo sólo conocí a las FPL y un poquito del PCS, con quien me inicié en estas cosas de la necesidad de cambiar el sistema, gracias a una charla sabatina de Shafick, cuando no existía otra organización revolucionaria mas que el PCS – que llegó tarde a la fiesta de las balas, porque seguía la línea de la coexistencia pacífica emanada de Moscú, como probablemente lo hacían, casi todos los partidos comunistas pro-soviéticos,- y que dice, la derecha, ¨que ahora controla al FMLN¨. No lo se, no lo creo  y ni me importa.

Pese a todo lo dicho, es evidente que hay un FMLN, y que dentro de este partido, ya sea como simpatizantes, amigos o miembros, pienso que aún existen algunas personas que conservan los ideales que los animaron a incorporarse a la lucha revolucionaria para transformar esta sociedad capitalista, miserable, excluyente, explotadora, corrupta y asesina. Otros, ya se han decepcionado, como yo, de este partido y buscamos nuevas opciones. Pero algunos, aún dudan o siguen creyendo en esos, a quienes les llaman los líderes históricos. A ellos, no a los líderes históricos, es a quienes quiero dirigir este mensaje, honesto, sincero y sobre todo racional y es el siguiente:

Si no actúas como piensas, terminarás pensando como actúas.

El FMLN, su dirigencia y usted que es miembro, amigo o simpatizante del mismo, se definen como socialistas y revolucionarios, ese, es pues, su pensamiento, pero ¿cómo actúan? ¿Podría usted mencionarme hoy, alguna acción revolucionaria suya o de su partido? Una, no le pido dos, ni tres. Sino tan sólo una. ¿Podría usted mencionarme hoy, alguna acción socialista –o al menos alguna acción orientada a construir las bases del socialismo-, suya o de su partido? Una, tan solo una. No piense que quiero joderlo, es claro, que yo no soy de Arena y mucho menos de Gana. Y, por favor, no me venga con aquel cuento, de que es mejor callar, si al hablar, de manera políticamente incorrecta, se beneficia al enemigo, en este caso a Arena o a cualquiera de los partidos tradicionales de derecha.

Lo único que me interesa es hacerlo caer en la cuenta de que si no actúa como piensa, terminará pensando como actúa. Si actúa como un burgués terminará pensando como un burgués. Si actúa como un torturador terminará pensando como torturador. Si actúa como un marero terminará pensando como un marero. Si actúa como un corrupto terminará pensando como  corrupto. Que no le quepa ni la menor duda.

¿Y qué pasó con sus ideales revolucionarios? ¿O acaso usted nunca los tuvo? Supongamos que si los tenía, porque es a ustedes a quienes me estoy refiriendo, los otros, los de señales conocidas, los columnistas de los medios de comunicación masiva, que escriben por una paga, o los otros, que maman del gobierno o de las tetas de la empresa privada, con esos no me meteré en esta ocasión, de esos que se ocupen otros y en todo caso, si nadie lo hace, lo harán las futuras generaciones, eso téngalo por seguro y tan cierto, como que mañana saldrá el sol.

Pero por favor, no terminé respondiendo como todos los cínicos pequeñoburgueses que se incorporaron a la lucha, no por ideales, sino buscando su interés personal, con la trillada frase: ¨Esas eran pendejadas de la juventud¨. Tampoco repitan lugares comunes como: ¨¿quién de joven no ha querido transformar el mundo? Pero mi mundo, ese, lo puedo transformar yo, con mi trabajo, con mi esfuerzo personal, con mi disciplina laboral y/o convirtiéndome, en un laméculos¨. Y créame, no lo digo por ofenderlo, sino porque no alcanzo a comprender ¿cómo alguien puede soportar tal inmundicia sin vomitar? ¿O será que actúan como esas modelos que para seguir siéndolo, tienen que meterse el dedo en la boca y vomitar lo que se han hartado? 

Pero  no nos vayamos a los extremos, es obvio, que  de quienes tuvieron la capacidad moral de asesinar a Roque, nuestro máximo literato y nuestro más consecuente intelectual, uno no podría esperar otra cosa más que los excrementos que nos han demostrado ser. Aunque el extraño de Cartagena, se niegue a reconocerlo y actuar en consecuencia con uno de sus presuntos autores y lo mantenga como miembro de su gobierno. Pero eso es harina de otro costal, aunque sea revelador de la ética política de los dirigentes del Frente y de su Presidente, porque el mío, ciertamente, no lo es. Yo sigo siendo un exiliado interior, aunque espero no serlo siempre.

Pero detengámonos en la eternidad del instante en que vivimos, -maravilloso oxímoron- y pongamos nuestra atención en los dirigentes del FMLN, alguno de ellos, dígame con toda su honestidad revolucionaria, si es que le queda alguna: ¿actúan como revolucionarios? ¿Hacen algo qué nos indique, al menos, que caminamos hacia el socialismo?

Si sus respuestas son negativas, ¿por qué continúan apoyando a ese partido? ¿Por qué no pensar en algo alternativo? ¿Por qué desperdiciar su tiempo, sus energías y su coraje revolucionario en un partido que, evidentemente, traicionó los ideales revolucionarios y los sacrificios de miles y miles de salvadoreños y muchos internacionalistas que de buena fe, se incorporaron a la lucha?

Hace algún tiempo escribí un artículo, titulado ¨La izquierda que la derecha quisiera¨, y lo paradójico del asunto, es que la derecha ya la tiene, pero que, sin embargo, aún así no la quiere. Pero no por las tonterías que argumentan en los medios de comunicación: ¨que son chavistas, que son enemigos de la empresa privada, que quieren llevarnos al socialismo, etc¨. Ellos, los burgueses, la derecha política y empresarial, sus intelectuales orgánicos, saben que esas son patrañas, mentiras, en todo caso, tonterías. No los quieren, por otras razones, que unos y otros, las conocen perfectamente y que se refleja en una frase que escuché en una película protagonizada por Orson Wells, ambientada en Italia, luego de pasada la segunda guerra mundial, ante la llegada del nuevo gobierno italiano: ¨Es la misma mierda con diferentes moscas¨. Mil disculpas por la cita, que suena fuerte y grosera, pero no encuentro otra, que describa mejor nuestra realidad. En todo caso, no hay porqué criticar al pintor, que pinta lo que mira, o al fotógrafo que retrata la realidad, tal cual se le presenta.

Sin embargo, para los que aspiramos a una sociedad diferente, debería de ser obvio que necesitamos una izquierda consecuente. Y, yo pienso, que solamente existe una izquierda consecuente y ésta es aquella que es anticapitalista. Si cree que estoy equivocado, refúteme, pero hágalo con argumentos lógicos. Porque de opiniones, de quienes opinan, porque existe el derecho a opinar, yo, al menos, no me voy a ocupar. Porque sería tan pendejo, como los que opinan pendejadas. Pero insisto ¿Por qué en vez de lamentarnos, en vez de llorar por la leche derramada, en vez de recordar con amargura los sacrificios que realizamos en vano? O como ocurre con otros, ¿por qué en vez de seguir militando, simpatizando o apoyando a un partido, que evidentemente, no es ni revolucionario, ni socialista, no nos organizamos y creamos algo nuevo?

Me dirán que todos los intentos han fracasado, inclusive, la de aquellos que quisieron adueñarse de las siglas del FDR. Mucho ojo, pero sólo de las siglas, porque ninguno de ellos se puede comparar con Enrique Álvarez Córdova, presidente del FDR, asesinado por la burguesía escuadronera, que ahora habla de democracia y de defender las instituciones democráticas. Pero si usted, observa y analiza esas experiencias, se dará cuenta, sin mayor esfuerzo, que ninguna pretendía ser una izquierda anticapitalista, sino una izquierda como la que ahora es el FMLN. O sea una izquierda sólo de nombre, de consignas y de bandera. No, yo no lo estoy animando a repetir ese tipo de experiencias.

Yo lo que le propongo a usted, quien quiera que sea, estudiante, ama de casa, asalariado, informal, empleado público, campesino, microempresario, cooperativista, ecologista, feminista, joven, adulto o viejo, como yo, es que comprendamos que necesitamos crear una organización, un movimiento social anti-sistema consecuente  y para ello le ofrezco y le prometo que en una próxima publicación, en este nuestro medio de comunicación alternativo, desarrollaré un conjunto de ideas articuladas en torno a lo que llamaré el Proyecto de la Izquierda Consecuente, esto es, el Movimiento Social Revolucionario, si usted las comparte, si a usted le parece que existe racionalidad en los planteamientos, usted, ya sea marxista, trosquista, anarquistas, maoísta, leninista, ecologista, feminista, farabundista, chavista, cooperativista, campesinista, católico, protestante, islamista, budista, etc. No se si dejé por fuera a alguien, pero lo importante es, que si usted es anti-sistema, usted tiene cabida en este movimiento. Las diferencias, los matices, las vías, se pueden discutir y avanzar hacia una posición consensuada. Lo único que debemos tener en común es el convencimiento de la necesidad de crear una sociedad diferente a la capitalista y evitar los errores cometidos en el pasado en nuestras luchas libertarias.

Feliz año nuevo   

Si no actúas como piensas… – Noticias de El Salvador – ContraPunto – Noticias de El Salvador – ContraPunto

Posted in: Uncategorized