EDH-Un 2012 para renovarnos cada día

Posted on 2011/12/30

0


 

Por Mario González* Jueves, 29 de Diciembre de 2011

"No recordéis lo de antaño, no penséis en lo antiguo; mirad que realizo algo nuevo; ya está brotando, ¿no lo notáis?".

Estas frases no son mías, sino de Dios en boca de Isaías, un profeta de la Biblia.

El cierre de 2011 no es un final, sino un punto de partida. Comienza otro año que dependerá de nosotros que sea feliz y próspero, como mucho se desea entre abrazos y parabienes.

El año que se va nos dejó muchos sinsabores en violencia, en daños por las lluvias de octubre, en las polémicas por los impuestos y por los enredos electorales, pero cada prueba no debe aniquilarnos sino forjar nuestro carácter y darnos la capacidad de levantarnos y no cometer los mismos errores.

Tenemos más bien que ver las oportunidades que vienen y que debemos afianzar con mucho tino, en el momento preciso, pues, como la célebre frase de Johann Sebastian Mastropiero, "el que piensa, pierde", en el más sabio humor de Les Luthiers.

Las cosas nuevas que Dios hace cada día están frente a nosotros y sólo tenemos que saber descubrirlas y aprovecharlas.

En el nuevo año debemos hacernos el propósito de tener tiempo para Dios, para nuestras familias y para nosotros mismos, nuestra salud mental y física, nuestros hermanos, nuestros esfuerzos, nuestros sueños. Así como nos esforzamos en nuestro trabajo, así debemos hacer tiempo y espacio para ejercitarnos y tener una mejor dieta, pero también para inspirarnos y motivarnos para multiplicar ese sentimiento.

Obviamente, la caridad comienza por casa y con los nuestros debemos empezar por transmitir ese entusiasmo.

Cada día es una nueva oportunidad que Dios le da al mundo para ser mejor; cada día es una oportunidad que tenemos para demostrarnos a nosotros mismos y a los demás que vale la pena vivir y que este mundo, con sus imperfecciones, es el mejor lugar en que pudo colocarnos la Providencia en su infinita sabiduría.

Este 2012 tenemos una responsabilidad crucial de cara a las elecciones legislativas y municipales y, por tanto, debemos actuar en consecuencia, por El Salvador y por nuestros hijos; debemos cuidarnos de no caer bajo el influjo de los cantos de sirena ni quienes apelan a falsos patriotismos, pero que están cargos de odio y resentimiento. Es el momento de tomar decisiones conscientes y no basadas en superficialidades.

Si bien se cumplen 20 años del fin de la guerra interna, el propósito debe ser alcanzar una paz auténtica y no de papel. La guerra que tenemos ahora es más cruenta y despiadada.

Muchos pensamos que si al morir nosotros el Creador nos preguntara que si quisiéramos volver a la Tierra, ¿dónde quisiéramos nacer?, le diríamos que, por pobre o sencillo que fuera, nos dejara en el mismo hogar al que llegamos al mundo por primera vez, la misma familia, el mismo barrio, la misma Patria.

Algunos dicen que el mundo se acabará en diciembre de 2012 e incluso un canal del cable, el clásico TCM, invita a disfrutar "las 50 películas que debes ver antes de morir". El Canal de la Historia y el Discovery invitan a ver los documentales sobre las profecías de Nostradamus, el Apocalipsis de San Juan y las profecías de los mayas.

Ciertamente debemos vivir cada día como si fuera el último, pero no porque nos infundan el temor de que el mundo se va a acabar, sino porque ya es parte de nuestra vida la comunión con Dios, la satisfacción del deber cumplido y el servicio a nuestros semejantes. Porque somos parte del universo que Dios hace nuevo y reconcilia consigo mismo cada día.

elsalvador.com, Un 2012 para renovarnos cada día

Posted in: Uncategorized