EDH- La propuesta desquiciada y las cacerías de brujas

Posted on 2011/12/27

0


 

La gente podría ser procesada y encarcelada por "intención de engañar", como si los funcionarios o los diputados pudieran meterse en la cabeza y los corazones de las personas

27 de Diciembre de 2011

La amenaza que pende sobre el país es que, con la figura de la "evasión fiscal", se monten cacerías de brujas, lo que ya inició con las acusaciones calumniosas hechas la semana pasada por una diputada roja. Para justificar el atropello se ha presentado un proyecto de ley que viola la separación de los poderes del Estado, penaliza delitos imposibles, somete a personas a ser juzgadas dos veces por una misma causa, establece tribunales paralelos y deja en la indefensión a quienes sean perseguidos por motivaciones políticas.

El proyecto contraviene la separación de poderes al entregar a la Asamblea Legislativa competencias propias del Ejecutivo, además de anular la confidencialidad que las instituciones del Estado deben guardar en sus tratos con los ciudadanos.

Lo que se propone equivale a que los hospitales públicos divulguen la condición de pacientes, que la policía revele los nombres de mujeres violadas, que correos abra la correspondencia y divulgue contenidos, o que la autoridad se meta en las casas sin contar con una orden judicial.

La gente podría ser procesada y encarcelada por "intención de engañar", como si los funcionarios o los diputados pudieran meterse en la cabeza y los corazones de las personas para saber lo que alguien se propone al montar estructuras financieras, productivas o de lo que se trate. Lo que es norma lícita en todo país libre, separar las actividades de las empresas, formar grupos de ellas, mover activos de unas a otras, etcétera, podría tildarse de "engañoso" cuando un grupo de diputados no entienda ni quiera entender lo que se hace y por qué se hace.

El manejo y la organización de estructuras financieras, de servicio y productivas es por lo general incomprensible para personas que nunca han trabajado en el mundo real, que nunca han generado empleo ni pagado planillas de su propio bolsillo, que nunca han puesto en marcha sistemas complejos de control contable ni que hayan amortizado financiamientos para sostener actividades productivas.

Disfrazan lo que son "tribunales populares"

Para quienes nunca han participado en cadenas productivas es un misterio la existencia de reservas financieras, los resguardos por contingencias, la atención a los flujos de caja y lo que es usual hacer en el giro de los negocios.

Esa lamentable ignorancia del manejo de empresas y los problemas que se derivan de la competencia entre ellas, provoca la insultadera a las gremiales, las permanentes acusaciones contra los empresarios, la descalificación a las personas y analistas que no son de izquierda, las muchas amenazas contra "los ricos". Mueven también las reformas impositivas para sacar lo que se pueda de los productores, sin pensar que al hacerlo, están serruchando la rama de la que todos cuelgan, ellos y el resto de la población.

La propuesta de pasar lo que corresponde a la esfera técnica y hacendaria, a un cuerpo político, es exponer a los productores y a todo lo que depende de ellos, desde sus empleados, sus clientelas, sus relaciones con otras empresas y el suministro que brindan a la población de bienes y servicios, a enfrentar linchamientos motivados por incomprensión, venganzas por imaginarios agravios.

No está el país para caer en poder de "tribunales populares", persecuciones de clase ni "cacerías de brujas". Permitirlo es profundizar la calamidad que se sufre, agravar el desempleo y los padecimientos generales.

elsalvador.com, La propuesta desquiciada y las cacerías de brujas

Posted in: Uncategorized